25 de marzo de 2010

¿ALGO ESTA CAMBIANDO EN LA NCAA?


Como por todos es sabido, este año el torneo final de la NCAA esta siendo especialmente proclive a las sorpresas, con muchos equipos modesto en la ronda de la Sweet 16. Este hecho me ha puesto a indagar en la historia de los últimos años del March Madness, llegando a la conclusión de que si la tendencia de este año es continuada, algo esta cambiando en la NCAA, la igualdad es cada día mas visible, y la tradición de los equipos de antaño puede verse en peligro.
Tomaremos como referencia las que para mi son a dia de hoy las nueve conferencias mas potentes, también denominadas High Majors, que son ACC, Atlantic 10, Big East, Big Ten, Big 12, C-USA, Pacific 10, SEC y la Mountain West. Entre esta elite de conferencias totalizaban en los últimos diez años el 90% de los equipos que llegaban a Sweet 16 (144 equipos contra 16 del resto de conferencias).
Esta tendencia este año se ha roto, ya que son cuatro equipos (25%) de las conferencias menores los que han alcanzado las semifinales regionales, Butler, Cornell, St. Mary's y Northern Iowa. Este porcentaje solo se ha repetido un año de los últimos diez, el 2006, cuando equipos como Bradley, Wichita State, Gonzaga y George Mason (luego llegarían a Final Four) alcanzaron esta misma ronda.
Que ocurra un año no es vinculante, ni significa nada, pero si que puede marcar el inicio de una tendencia a la igualdad, a la competitividad total, que la gran mayoría de equipos pueda competir en igualdad de condiciones con los grandes programas. Que la estrella local de instituto del estado de Nebraska, no quiera o no vea necesario marcharse de su tierra para competir en Kentucky o en Syracuse, sino que dada la igualdad prefiera quedarse en su tierra, ya que Nebraska sea muy competitiva.

Si vale la expresión, que la riqueza baloncestistica se redistribuya, y que en cualquier rincón de Estados Unidos puedan disfrutar y vibrar con este magnifico deporte, cosa que ahora no ocurre, ya que chicos de la elite están dispuestos a cruzarse el país entero para estudiar en una universidad del lado contrario del país, a miles de kilómetros de sus casas, con los riesgos formativos que eso conlleva.
Se me ocurren varios ejemplos, por ejemplo Harrison Barnes, segun el ranking de la ESPN, el mejor jugador de instituto de la nación, oriundo de Ames (Iowa), y que se ha comprometido con North Carolina a nada menos que 1900 kilómetros de su casa, siendo que la universidad de Iowa se encuentra a escasos 200 kilómetros de su casa y compite en la Big Ten, o la universidad de Iowa State, buen programa de la Big 12 esta en su propia ciudad. Por no decir la gran cantidad de universidades en el entorno de Chicago que hay, lugares mucho mas cercanos.
Casos mas sangrantes los hay, por ejemplo el nº1 del año pasado, Avery Bradley, quien nacido en Tacoma, estado de Washington, justo en la frontera de Canadá, se ha desplazado la friolera de 4000 kilómetros hasta Austin, sede de la universidad de Texas, a pocas millas de la frontera mejicana.
No es que no valore las cosas positivas que tiene para una persona la independencia, valores muy importantes y a tener en cuenta, sino que a la hora de formar a un posible deportista de elite, la presencia cercana de la familia debe de ser muy importante, ya que muchas veces es el mal entorno del jugador, véase amigos, compañeros etc.. es el que hecha a perder una carrera.
Veremos si gracias a esta pequeña revolucion de los modestos de este año, la tendencia de los jugadores a quedarse en su tierra aumenta.

5 comentarios:

Jacobo Rivero dijo...

Además es muy bueno para la competición ese 'reparto de la riqueza'. Creo que la competición lo agradece mucho, y ayuda a la fidelización de los equipos más modestos con sus propios jugadores. Creo que éste año está siendo especialmente emocionante el March Madness precisamente por lo que comentas, por la rebelión de los modestos.
Estoy deseando que Butler de la sorpresa...
Un saludo y gran post.

jaranero dijo...

Muchas gracias amigo, creo que la igualdad hace mucho por una competicion, deberian tomar ejemplo en Europa....
Yo he visto los dos partidos del torneo de St. Mary's y me han gustado mucho, voy un poco con ellos por la injusticia que cometieron con ellos el año pasado, imaginate este equipo con Patrick Mills y un pivot muy correcto como era Siamon Simpson, tenian un potencial enorme...y no fueron invitados.

Un Saludo

Kantonyo dijo...

Estoy contigo Jaranero, me transmite mucha simpatia Saint Mary's con Omar Samhan, Dellavedova y McConnell.

Almanzor dijo...

Es muy importante que existe ese sentimiento de afiliación de determinadas universidades con su estado. Aún así, estos ejemplos que comentas son difícil que se den en estados con muchas Universidades de Nivel, caso de Kentucky, North Carolina o California, donde al final las pequeñas Universidades, como St Mary's, andan cazando en Australia.

Te añado a mi blogroll.

jaranero dijo...

Lo que mas curioso me resulta del tema, es que el americano medio se identifique como fan de su universidad local o donde estudio, y no lo haga casi nunca de un equipo profesional; mientras que los jugadores no tengan esos sentimientos hacia sus universidades mas cercanas (caso Harrison Barnes y Iowa State p. ej).
Por cierto me alegro de que Butler siga adelante, seria muy bonito que llegara a Final Four en su ciudad, Indianapolis. A ver que ocurre con N. Iowa y St. Mary's hoy.

Un Saludo y gracias a todos.